El sistema de frenado de un auto funciona bajo el principio de generación de fricción en la llanta en movimiento, esto con el objetivo de disminuir la velocidad y detener el vehículo. Así, básicamente cuando pisamos el pedal de freno, la bomba hidráulica se encarga de conducir el líquido de frenos hacia las pinzas de freno. La presión del líquido hace que los pistones empujen las pastillas y estas hacen fricción contra el disco.

Los diferentes sistemas de frenado se distinguen por cómo se aplica dicha fricción. Podemos encontrar:

Frenos de disco: se aplica la fuerza de fricción mediante la presión interna de un disco colocado al interior de la llanta.

Frenos de tambor: generan la fricción en llantas en movimiento gracias a una especie de pinzas colocadas dentro de la llanta.

Frenos hidráulicos: utilizan un líquido presurizado que genera fricción contra las llantas mediante un cilindro cada que se pisa el metal.

Freno de mano: solo actúa en las ruedas posteriores  y sirve para mantener un auto parado, por ejemplo, mientras se encuentra estacionado.

Algunos de los problemas que presenta el sistema de frenado son:

  • Desgaste de las pastillas en cuyo caso hay que cambiarlas.
  • Líquido de frenos en bajo, en mal estado o con una fuga.
  • Pedal esponjoso, debido a la deformación de las mangueras de freno.
  • Pedal de freno duro, ocasionado porque las pastillas estén sucias o manchadas, problemas en el pistón de la pinza o en líquido de frenos.
  • Chirrido al frenar ocasionado por suciedad en las pastillas o porque están desgastadas; también en caso de que los discos estén en mal estado.

¿Crees que los frenos de tu auto ya no funcionan correctamente?, te invitamos a traerlo a Transmisiones Automáticas Castellón en donde atendemos diversos problemas de mecánica en general. Te esperamos.